A este inhóspito lugar, Manda Maweni, llegaron hace décadas una de las tribus más fuertes del país. Se necesitaba mano de obra fuerte para extraer el coral que conforma esta isla, del cual están construidas la mayoría de casas de este archipiélago de islas al este de Kenia. 

En este entorno, sus mujeres se han organizado para formar un equipo de fútbol. Sin equipación, sin liga ni entrenador. Y sin más rival que ellas mismas. 
Hace poco un grupo de amigos de Italia descubrieron a estas guerreras y decidieron ayudarlas: en unos meses este equipo dejará de jugar descalzo y tendrá su completa equipación, además de un entrenador que les dirigirá unas horas a la semana.  

Aquí abajo unas imágenes de las guerreras jugando y de su alegría cuando se les comunicó la ayuda que iban a recibir.