En Manda Maweni el agua y la luz son escasas, como el resto de los recursos.

 
Los padres se han organizado para crear un colegio para sus niños. Pero algunas de estas aulas aún no tienen techo ni paredes, precisamente en una isla de la que se obtiene el material para proveer de techo y paredes a los alrededores. 


Gracias a la ayudas de la organización Anidan, esta escuela cuenta con agua, y dentro de poco contará también con estas paredes y techo que tanto necesitan antes de que empiece la estación de lluvias.